Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies pinchando aquí. OK | Más información
Acceso colegiados
Acceso colegiados/as Contraseña
Acceso colegiados/as Contraseña
A A A

Inicio >> Gala del Trabajo Social >> Reconocimientos 2020
Gala del Trabajo Social
 

Reconocimientos 


Queremos retomar la actividad previa a esta emergencia sanitaria vivida, empezar a sentir que recuperamos proyectos y que empezamos a construir desde la experiencia adquirida durante este tiempo. En este sentido, consideramos que nada mejor que empezar con los reconocimientos que la profesión otorga cada año a personas significativas para el trabajo social en Madrid. Reconocimientos que teníamos preparados para la III Gala del Trabajo Social, que tuvo que ser suspendida por la pandemia. Momento de encuentro y fiesta que aplazamos para cuidarnos y cuidar a los demás.
 
Creemos que las personas a las que la profesión quiere reconocer su aportación al trabajo social aportan valores, conocimientos y acciones enormemente válidas dentro de la situación de emergencia sociosanitaria que hemos y estamos viviendo. Que los motivos por los que, antes de esta situación, consideramos eran merecedores de este reconocimiento son incluso más válidos desde la perspectiva de la experiencia vivida.
 



D. Julio Zarco, reconocimiento por su contribución al desarrollo a la profesión del Trabajo Social   


Su mirada y su continuo trabajo por la humanización de la asistencia sociosanitaria es ahora, más que nunca, un elemento que nos debe hacer avanzar y construir entre todos. La humanización ha sido un elemento en ocasiones olvidado durante la emergencia, pero en muchas más ocasiones vivido, construido y peleado con todas las herramientas técnicas y personales disponibles.
 
Ha sido un elemento compartido por profesionales, pacientes, familias y comunidad, la humanización de la asistencia como algo que incluye a toda la sociedad y a todos los ámbitos es un elemento esencial en las aportaciones de Julio Zarco.
 
Los trabajadores y trabajadoras sociales hemos intentado que esta humanización, como parte de nuestro ADN y de nuestro marco deontológico, estuviera presente en todo momento de nuestra actuación con las personas en primera línea de la emergencia, con especial mención a los compañeros/as de los centros residenciales de personas mayores.
 
La necesidad de comprender todo proceso asistencial como sociosanitario es algo que Julio ha defendido siempre, en esta emergencia hemos visto lo que queda por construir y por compartir en este sentido. Agradecemos a Julio la aportación en este sentido para visibilizar el trabajo social como elemento central de la coordinación y atención sociosanitaria.

 


D. Manuel Gil, Dña. María Isabel López y Dña. Luisa Fernández, reconocimiento a la defensa de los Derechos Sociales desde el Trabajo Social

 
La defensa del sistema de Servicios Sociales, su carácter universal y la garantía de derechos de la ciudadanía desde un sistema reconocido como parte de los servicios esenciales, es un elemento clave si queremos comprender las consecuencias sociales que ha tenido y tendrá esta emergencia sanitaria. El papel de las compañeras/os durante esta emergencia ha sido esencial, y el papel en la postemergencia sanitaria y la emergencia social será aún más crucial.
 
Este trío de compañeras/os siempre ha destacado por esta defensa, y por apoyar en la construcción de un sistema público de Servicios Sociales desde la lógica de derechos. Las reivindicaciones en aquellos tiempos (ya lejanos parecen), en torno a los Servicios Sociales de Galapagar, es la base de la lucha que ha permitido responder mejor en esta crisis. Representan el trabajo constante y continuo en el día a día que hace que luego la ola no nos ahogue. 



 

Dña. Ana Toledo, reconocimiento a la trayectoria profesional


Nunca más que ahora, por desgracia, la situación de las personas con dependencia ha sido tan vulnerable. Hemos vivido momentos en los que la fragilidad del sistema de atención a la dependencia ha hecho insostenible y duras muchas situaciones personales y colectivas. Las trabajadoras sociales que llevan años trabajando por la consolidación y desarrollo del sistema de atención a la dependencia y por la calidad de atención a los ciudadanos saben de la complejidad y la lucha constante que eso ha supuesto y supone.
 
Si algo está claro es que Ana Toledo, como representante de ese conjunto de profesionales, se merece este reconocimiento aún más en estos momentos. La mirada emocional y reflexiva sobre el impacto de la pandemia en el sistema de atención a la dependencia nos hace reconocer a las profesionales su esfuerzo y tesón en la construcción de derechos para los más vulnerables. Construcción de un sistema que aún necesita de más esfuerzo político y profesional para no sentir la fragilidad y vulnerabilidad que ha sentido en estos momentos, pero sistema que existe y, aunque eso ahora nos parezca poco, ha sido un logro profesional que debemos reconocer. Este es el reconocimiento a una profesional del trabajo social que dedicó su vida laboral a un trabajo constante y de calidad a la atención a las personas en situación de dependencia.